Hoy abarcamos la cuestión de la gestión de equipos, cualidad especialmente importante en el día a día de una organización.

El liderazgo y la gestión de equipos son disciplinas que se suelen encontrar estrechamente relacionadas. Son muchas las organizaciones y empresas que se estructuran en niveles o jerarquías, aunque esto no implica necesariamente rigidez.

¿Por qué se estructuran los recursos humanos de las empresas? Cada organización es un mundo aparte y diferente, no obstante, la mayoría de ellas requieren cierta estratificación para funcionar correcta y productivamente.

Los empleados se suelen organizar en departamentos especializados, después en equipos, normalmente capitaneados por un líder. Este líder debe contar con conocimientos y experiencia en gestión de personas, organización de tareas, dirección empresarial y estrategia.

La relación entre los miembros de los equipos debe ser buena, deben conocerse, complementarse y ayudarse. Además, es aconsejable que haya un líder por cada equipo, que supervise, delegue y dirija los proyectos y empleados.

¿Qué consejos podemos dar a aquellos líderes de equipo o futuros líderes en cuanto a la gestión de equipos?

  1. Conoce a tu equipo.

Es vital que el líder conozca las fortalezas y debilidades de cada integrante. De este modo, las tareas se repartirán de la forma más adecuada y productiva.

  1. Define objetivos.

El líder tiene que saber transmitir las metas que se deben conseguir para que el equipo al completo comparta camino.

  1. Define y reparte tareas.

Cada persona tiene que saber exactamente cuáles son sus tareas asignadas. No debe existir confusión entre estas, tampoco cesiones.

  1. Facilita su tarea.

Ser líder es, ante todo, empatizar y facilitar las cosas a los miembros de un equipo para un correcto trabajo.

  1. Reconoce y celebra los logros.

¡Qué importante es ser entusiasta, agradecido y sincero respecto a nuestro equipo! Un buen líder siempre da impulso a sus subordinados, transmitiéndoles optimismo, fuerza y reconociendo sus buenos trabajos.

  1. Comunicación

El intercambio fluido de información entre miembros de un equipo, del equipo hacia al líder y viceversa es uno de los pilares más importantes en la organización interna de una empresa. Todo debe comunicarse y siempre se debe practicar la escucha activa hacia los compañeros.

  1. Seguimiento

Se trata de una de las tareas más importantes de los líderes de equipo. Ellos deben revisar y supervisar aquellas tareas y trabajos llevados a cabo por los empelados.

  1. Reuniones participativas

Las reuniones son imprescindibles para refrescar el trabajo, así como para generar nuevas ideas, mantenerse al día y encontrar nuevas soluciones.

  1. Defiende a tu equipo

No hay nada más valorado que un líder de equipo que sabe ponerse en el lugar de sus subordinados, que da la cara por ellos cuando es necesario. Los líderes deben responder por los integrantes de su equipo.

En definitiva, un buen líder respecto a su equipo siempre se mantiene cerca de sus integrantes, fomenta la creatividad y las buenas ideas, les motiva, generando compromiso, es accesible y da ejemplo.

¿Eres líder y te sientes identificado? ¿Los líderes de tu organización son así? ¿Has oído hablar del taller de Plan de Acción de “Habilidades para influir en otros”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *