Scrum es una metodología de trabajo que está revolucionando no solo el trabajo en equipo, también la planificación de tareas y los plazos de entrega. Porque calidad, cantidad y rapidez son la clave.

En post anteriores os presentamos la metodología Agile, un nuevo proceso para el desarrollo de proyectos que necesitan rapidez y flexibilidad para adecuarse a las necesidades del cliente.

En este tipo de metodología se encuentra el Método Scrum, perfecto para equipos que manejan proyectos complejos que tienen como finalidad la entrega de valor en periodos cortos de tiempo.

Para conseguirlo, se basa en tres pilares: transparenciainspección y adaptación.

Estos pilares son los que consiguen que el cliente lance pronto el producto y empiece a obtener beneficios rápidamente.

¿En qué se basa la metodología Srum?

Al pertenecer a la metodología Agile, Scrum se basa en varios aspectos:

  • La flexibilidad en los cambios y nuevos requisitos durante un proyecto.
  • El factor humano, imprescindible en el trabajo en equipo.
  • La colaboración e interacción con el cliente.
  • El desarrollo repetitivo como forma de asegurar buenos resultados.

Y al mismo tiempo, cuenta con tres pilares fundamentales:

  1. TRANSPARECIA.

Todos los implicados deben tener conocimiento de qué ocurre en el proyecto y cómo ocurre para una visión global y un entendimiento común.

  • INSPECCIÓN.

Los miembros del equipo deben revisar el avance del proyecto en busca de problemas para solucionarlos. Esta inspección no tiene que ser diaria pero debe servir para saber si el trabajo fluye y el equipo está organizado.

  • ADAPTACIÓN.

Si hay cambios, el equipo debe adaptarse para conseguir el objetivo. En la innovación, complejidad y flexibilidad, está la clave del éxito para sacar adelante proyectos complejos.

Roles de equipo en el Método Scrum

Como toda metodología enfocada en el trabajo en equipo, los roles son fundamentales y el método Scrum no iba a ser menos.

Un equipo Srum debe ser organizado y multifuncional. Cada miembro debe ser responsable de una tarea determinada que debe entregarse en un tiempo acordado. De esta forma, no es necesaria la supervisión de otros miembros.

En el grupo de trabajo hay tres roles imprescindible: Product Owner, Scrum Master y Equipo de desarrollo.

  • Product Owner. Es el único con contacto con el cliente y precisa de muchos conocimientos sobre negocio.
  • Scrum Master. Es un líder dentro del equipo cuya labor es ayudar al resto en la adopción de esta metodología. Soluciona imprevistos y aplica las mejores técnicas para fortalecer el equipo.
  • Equipo de desarrollo. Son los encargados de sacar adelante las tareas indicadas por el Product Owner y ellos mismos se organizan. No tienen sub equipos o especialistas, son multifuncionales y comparten responsabilidad. 

Ventajas del Método Scrum

  • Es fácil de aprender y está muy relacionado con una rutina de trabajo diaria.
  • El cliente obtiene su producto o proyecto rápidamente.
  • Se agilizan los procesos
  • Menos probabilidad de imprevistos.

Scrum es sin duda una metodología a tener en cuenta para mejorar el rendimiento de un equipo de trabajo independientemente del campo.

Implementarlo puede ser complicado pero en eso somos expertos. Contacta con nosotros y pon en marcha la metodología Scrum.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *