Saber cómo mejorar la concentración es fundamental no solo en el ámbito laboral o educativo, también en el personal.

La concentración es la acción de centrar de forma intensa la atención en algo. Trasladando esto a los ámbitos que usualmente manejamos, esto es, al laboral, al educativo y al personal, viene a significar prestar una atención constante a una actividad realizada, ya sea activa o pasiva, sin dejarse distraer por otros estímulos.

Esta capacidad es fundamental para nuestra productividad y satisfacción personal. Muchas veces, si nos dejamos llevar por las distracciones, perderemos el tiempo y esto nos causará frustración.

Una buena capacidad de concentración es síntoma de madurez, de decisión y de autoconocimiento personal, lo cual no significa que una mala implique lo contrario. Lo único que significa es que es momento de revertir la situación.

¿Cómo podemos mejorar la concentración para ganar tiempo, productividad y satisfacción?

1. Descansar:

El descanso es fundamental para después mantener la atención en aquello que estemos realizando. Nos referimos, no solo a dormir unas aceptables horas de sueño, también a descansar en momentos clave del día, como después de comer y de trabajar, así como a desconectar al final del día y de la semana.

            2. Escribir a mano:

No siempre será posible, pero cuando se pueda, escribir a mano supone un esfuerzo mayor para nuestro cerebro, lo que ayuda a mejorar la concentración y la memoria.

Por ejemplo, a la hora de trabajar, puedes tomar nota de las actividades que realizas y las que debes llevar a cabo, en una reunión puedes recoger lo más importante y lo que quieres aportar.

            3. Gestionar el estrés:

Está demostrado que padecer estrés es una de las causas responsables de ver nuestra atención disminuida, pues nuestra mente se encuentra excesivamente preocupada. El estado ideal de nuestra mente para una buena concentración se encuentra entre la actividad (sin llegar a estar nerviosos) y la relajación (sin llegar a estar poco espabilados, pues no retendríamos información y nos induciría al sueño).

Debemos acabar con el estrés en la medida de los posible y esto lo podemos lograr con pequeñas acciones, como apretar una pelota antiestrés, mantenerse hidratado, realizar deporte a menudo, y trabajar nuestra estabilidad y equilibrio mental. Si es necesario, podremos contar con la ayuda de un especialista.

            4. Evita distracciones:

Si te encuentras actualmente teletrabajando en tu hogar, debes cuidar esas distracciones que se encuentran tan a mano. Por ejemplo, escoger una música que no interfiera en tu concentración, estar alejado de pantallas y estímulos, así como contar con un espacio de trabajo ordenado y alejado de tu zona de descanso y de ocio.

            5. Planificar tu rutina:

Es vital para mejorar la concentración conocerse y exigirse una planificación y unos tiempos. De esta forma, nos forzaremos a mantener nuestra atención, para cumplir con nuestras propias exigencias y no defraudarnos a nosotros mismos.

Planificar nuestras rutinas, además, convierte nuestras tareas en más sencillas y abarcables, ya que indicamos de qué forma llevarlas a cabo.

¡Ya lo tienes! Mejorar la concentración está al alcance de tu mano. Cuando empieces a poner en práctica estas técnicas, verás todos los beneficios, y aprovecharás el tiempo y recursos como nadie. ¡Cuéntanos cómo va el proceso!

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *