Seguro que ya conoces todo sobre el brainstorming y acudes a esta técnica en multitud de contextos diferentes, cuando necesitas obtener muchas ideas relacionadas con algún tema concreto.

Si bien una de las más conocidas, no es la única técnica que tiene como fin desarrollar nuestra creatividad por medio de la generación de ideas. En el post de hoy queremos que conozcas la técnica SCAMPER.

Como otras técnicas y métodos, su nombre es una sigla, que es el resultado de unir la inicial de las siguientes palabras en inglés: substitute, combine, adjust, modify, put to other uses, eliminate, reverse.

A continuación, veremos qué significa cada una de ellas:

Substitute: sustituir elementos y aspectos de la idea o realidad para obtener nuevos beneficios, nuevas funciones o ganar en originalidad.

Ejemplo: Sustituir un nombre por otro, un material por otro.

Combine: combinar información de la idea original o unir varias funciones.

Ejemplo: Combinar sabores, tejidos, caminos; aliarse con otra empresa, fusionar dos departamentos.

Adjust: adaptar la idea o parte de ella a distintos escenarios o problemas.

Ejemplo: Adaptar una función específica de una red social a otras redes.

Modify: cambiar, ampliar o minimizar la idea o realidad para que adquiera nuevas dimensiones.

Ejemplo: Cambiar el color, agregar nuevas partes, formar con nuevos conocimientos al personal.

Put to other uses: ampliar o cambiar los usos de determinados productos, aplicaciones o ideas.

Ejemplo: llevar un producto a otra parte, enfocarlo a otra generación o ampliar sus usos.

Eliminate: eliminar, suprimir o minimizar elementos o partes de la idea, con el fin de aligerarla o reducirla a lo esencial.

Ejemplo: eliminar un componente, simplificar actividades o suprimir un cargo.

Reverse: reacomodar, reordenar, intercambiar, reajustar o revertir los elementos.

Ejemplo: intercambiar un botón por otro, adelantar un cobro antes de la entrega.

Alex Faickney fue quien propuso la técnica en 1953, pero esta fue desarrollada largamente por Bob Eberle en 1971 en su libro SCAMPER: juegos para el desarrollo de la imaginación.

En la actualidad, entre otros usos, la técnica SCAMPER se emplea como forma de pivotar productos, es decir, aportarles una nueva orientación sin cambiarlos totalmente y con el fin de mejorarlos al máximo.

Tiene grandes defensores, pero también detractores. Los primeros alaban que, al tratarse de un brainstorming dirigido, es más efectivo y útil, sobre todo cuando los miembros de un equipo se atascan.

Los detractores argumentan en contra de este método que no propicia el pensamiento lateral, por lo que las ideas generadas, al final, no van a resultar tan sorprendentes y revolucionarias.

Como puedes ver, se trata de una técnica bastante completa y dirigida para crear nuevas ideas, negocios, soluciones o todo tipo de realidades materiales o abstractas.

¿Qué te parece? ¿Ya la conocías? ¿La vas a poner en práctica?

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *