Impulsando la innovación

 

La vida es un regalo, un viaje mágico muy breve, como para permitirnos ser “mediocres” y no aportar nada útil y de valor a nuestra existencia.

¡Todas las personas, somos creativas! ¡Todas las personas somos capaces de observar las necesidades de nuestro entorno y buscar alternativas para responder con soluciones únicas!

Nuestra iniciativa, imaginación y construcción de ideas, puede modificar nuestro entorno.

Un producto o servicio creativo es fácilmente aceptado si incide en uno o más de los siguientes aspectos:

  • Satisface necesidades básicas.
  • Disminuye el sufrimiento.
  • Seduce emocionalmente, aumentando la alegría y la ternura.
  • Convence racionalmente.
  • Agiliza algún problema, recortando tiempos de espera.
  • Produce más ingresos económicos.
  • Es ecológico.

Podemos afirmar, que si queremos ser aceptados por el grupo de expertos que admitirá nuestras ideas, debemos cuidar:

  • Estar centrados en las personas y en su beneficio.
  • Apoyarnos en lo visual.
  • Demostrar con hechos y no con pensamientos la practicidad de nuestras ideas.
  • Demostrar que hemos encontrado agua, como vivencia del optimismo, en lugar de manifestar que la botella está llena.
  • Ser colaborativos.

Podemos reconocer la creatividad como: La capacidad de modificar la realidad aportando ideas óptimas a los problemas concretos.

Todos somos creativos, si usamos adecuadamente tres ingredientes:

  1. Ganas
  2. Método.
  3. y más ganas.

 

“Si buscamos la aparición de la idea feliz sin método, tendremos escasas probabilidades de éxito”.

Las ganas dentro del proceso creativo exigen, por un lado, adquirir los estímulos que nos permiten superar las barreras externas, ya sean aquellas propias del entorno cultural, ambiental, y productivo, como también las barreras internas o psíquicas, surgidas de la inseguridad por la falta de conocimientos y habilidades o la incomodidad al salir de nuestra zona de confort.

“Si no sabes lo que buscas, no entenderás lo que encuentras”.

El creador escoge un problema particular porque “intuye” que sabrá hallarle soluciones novedosas. El creador aplica todas sus capacidades mentales a la búsqueda de soluciones nuevas: sus instintos, sus emociones, sus intuiciones, sus razonamientos y su capacidad de planificación.

“Parece bastante evidente que no existe un único proceso creativo, parece más bien que hay tantos procesos creativos como personas creativas”.

Etapas del Método creativo:

  1. Entender el problema.
  2. Observar el problema.
  3. Concretar un reto estimulante y motivador.
  4. Idear y explorar soluciones.
  5. Prueba piloto.
  6. Testar soluciones y perfeccionarlas.

Los puntos impares del proceso, necesitan pensamiento convergente.

Los puntos pares, necesitan pensamiento divergente.

 

  • Pensamiento Convergente: busca las coincidencias, similitudes y las relaciones entre los objetos y o situaciones diferentes.
  • Pensamiento Divergente: explora alternativas distintas, busca diferentes posibilidades frente a una situación o pregunta.

 

Los seis pasos en detalle del Método:

  1. ¿Qué pasaría si no tuviéramos ese problema?
  2. Disponer de una visión total y panorámica, síntomas, causas, efectos, problemas secundarios, problemas análogos en otros campos.
  3. ¿Pregunta inteligente o desafío?
  4. 100 propuestas “locas”, como mínimo con mucha alegría y optimismo.
  5. Pregunta inteligente: ¿Y si fuese posible…? Elegimos las ideas más poderosas del punto anterior.
  6. Plan de viaje al éxito: Testar descubrimiento.

Creatividad y diversidad

Tener trabajando juntas a personas que miran diferente, que piensan diferente, que poseen diferentes formaciones y que tienen distintas habilidades, hace que se sumen las múltiples motivacionescuando uno flaquea, otro empuja-, que la autocrítica sea rápida y más potente, que se sumen las distintas competencias –siempre tenemos a alguien que sabe de eso que necesitamos ahora-, que se sumen recursos y herramientas, que se obtenga una inteligencia y una creatividad colectiva muy superior a la suma de las inteligencias y creatividades individuales.

En el trabajo colaborativo cada miembro del equipo es responsable del éxito del grupo, cada miembro del equipo participa y goza del éxito del grupo.

En una visión multidisciplinar e integradora, la creatividad es el principio básico de aplicación de la inteligencia al mejoramiento de la calidad de vida de las personas y, en consecuencia, al progreso de la sociedad.

La creatividad es una de las estrategias fundamentales de la evolución natural de las sociedades.

Sin creatividad, no hay ni evolución ni progreso posible.

La superación de la mediocridad:

Hay que tener cuidado con las trampas mentales y asesinas de ideas, como por ejemplo “esto no funcionará” o “ya lo hemos probado antes”, o “nadie lo está haciendo así”. Todas ellas sirven para torpedear la motivación y hay que tomarlas como lo que son, intentos de hacernos abandonar.

Hay que contrarrestarlas con resistencia a la frustración, con perseverancia, y tozudez. Hay que recordar siempre que “nada es imposible”, que “todo tiene solución”, que “sólo nos falta la manera correcta de enfocarlo”. Y que, con calma y tranquilidad de espíritu, sabremos encontrarla.

¡Es difícil pero no imposible!

Cada vez que te asalte un pensamiento negativo, recapacita en qué trampas estás cayendo. En la medida que conozcas tus trampas mentales, podrás distanciarte de ellas. 

El mejor consejo que se le puede dar a un creador es que utilice al máximo toda la información sensorial que tiene a su alcance. Esto le ayudará a visualizar convenientemente el problema, y representarlo con dibujos le ayudará a visualizar las propuestas de solución. No es por casualidad que la palabra “idea” proviene del griego “idein” que significaba “visión”.

Ejemplos de Inventores fuera de su dominio:

–    Los hermanos Wright no eran ingenieros aeronáuticos, eran mecánicos de bicicletas.

–    El bolígrafo no fue inventado por un ingeniero industrial, fue inventado por el corrector de pruebas de imprenta Ladislao Biro.

–    Los mayores avances en los submarinos fueron inventados por un sacerdote inglés, G. W. Garrett, y un maestro de escuela irlandés, John P. Holland.

–    La desmotadora de algodón fue inventada por el abogado Eli Whitney.

–    Y así, muchos más.

En pocas palabras, una buena mente con una actitud positiva y algunas buenas habilidades para resolver problemas dan la capacidad básica para afrontar la solución de cualquier problema. Se completará sabiendo preguntar (y escuchar) a los que son expertos en la materia.

 

Conclusión: “Las ideas están cerca, busca, construye y encuentra”.

Ejercicio estimulante para entrenar la creatividad:

Cada día busca, encuentra y anota las tres ideas del día. En una semana tendrás 21, en un mes 90, en un año 1.080. Seguro, seguro… que un 10% serán muy poderosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *